Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

La vulva comprende los genitales externos de la mujer. Incluye el monte del pubis, los labios mayores y menores, el clítoris y los orificios uretral y vaginal. El absceso vulvar es una acumulación de bacterias y pus que se forma debajo de la piel de esta zona.

Genitales femeninos

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

El absceso vulvar es causado por una infección bacteriana.

La infección puede aparecer como consecuencia de lo siguiente:

  • un vello encarnado debido al rasurado o la depilación con cera;
  • la obstrucción de una glándula sudorípara;
  • bacterias que ingresan a través de una herida o una perforación en la vulva realizada, por ejemplo, para ponerse un arete en los genitales.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de un absceso vulvar son los siguientes:

  • eliminar vello púbico mediante depilación con cera, rasurado o tratamiento con láser;
  • tener relaciones sexuales sin protección;
  • usar un arete colocado mediante perforación en los genitales;
  • falta de higiene;
  • tener una condición en la piel, como eccema o psoriasis;
  • enfermedad de Crohn;
  • liquen escleroso.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • dolor;
  • comezón;
  • enrojecimiento, calor e inflamación;
  • un bulto o exantema;
  • secreción de pus;
  • fiebre, escalofríos.

Diagnóstico

Se le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico. Se le realizará una exploración física.

Se pueden analizar los líquidos del absceso para identificar la causa específica.

Tratamiento

Consulte con su médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones incluyen lo siguiente:

Los abscesos más leves pueden ir mejorando poco a poco o drenar solos. Algunos cuidados en el hogar favorecen la recuperación, por ejemplo:

  • agua tibia para aliviar el malestar y promover la curación o drenaje del absceso.
  • También se pueden indicar analgésicos de venta libre para reducir las molestias.

Si el absceso es grande o no mejora según lo esperado, es posible que se necesiten antibióticos.

Incisión y drenaje

En el caso de un absceso grande, puede ser necesario abrirlo para drenarlo. La salida del líquido alivia el malestar y acelera la curación.

Prevención

Para disminuir la probabilidad de tener un absceso vulvar, tome las siguientes medidas:

  • Mantenga una higiene adecuada de la piel para reducir el riesgo de infección.
  • Higienícese correctamente. Lávese la zona de la vulva con agua y jabón. Seque bien la zona.
  • Limpie y trate toda herida leve de la piel, como las causadas por los tratamientos de eliminación del vello.
  • No use prendas ajustadas.