Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

La tríada atlética femenina es una combinación de lo siguiente:

  • Alimentación desordenada: un patrón de conductas alimentarias anormales, como ingerir calorías insuficientes que no alcanzan para satisfacer la demanda de energía o evitar algunos alimentos. Puede o no hacerse a propósito.
  • Amenorrea: pérdida de la menstruación o lapsos más prolongados entre estas.
  • Osteoporosis: disminución de la masa y la densidad óseas.

Se presenta en niñas y mujeres físicamente activas.

Osteoporosis

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

La tríada atlética femenina se presenta cuando la cantidad de calorías ingeridas es mucho menor que la cantidad de calorías utilizadas. Es el resultado de lo siguiente:

  • Restricción intencional de alimentos al mismo tiempo que se aumenta la actividad física
  • Ingesta insuficiente de manera involuntaria o falta de ingestión de alimentos adecuados para sostener los altos niveles de actividad física

El cuerpo responde a este déficit de energía bajando los niveles de una hormona denominada “estrógeno”. Normalmente, el estrógeno estimula los ciclos menstruales y mantiene el nivel de calcio de los huesos para que permanezcan fuertes. Los niveles bajos de estrógeno pueden tener como resultado amenorrea y osteoporosis, que completan la tríada.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de tríada atlética femenina incluyen los siguientes:

  • Ser atleta competitiva
  • Ejercicio excesivo que supera el nivel necesario para el deporte que se practica
  • Participación en deportes que enfatizan la delgadez o el bajo peso, como gimnasia, danza clásica, patinaje artístico y carreras de distancia
  • Participación en deportes con clasificaciones por peso
  • Presión para perder peso por parte de los padres o entrenadores que consideran que la pérdida de peso mejora el rendimiento
  • Dieta restringida
  • Comer compulsivamente
  • Vómito inducido
  • Preocupación excesiva por el peso y la alimentación
  • Baja autoestima o dinámica familiar deficiente

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida de peso considerable
  • Menstruaciones irregulares o ausentes
  • Fatiga y disminución del rendimiento
  • Dificultad para concentrarse y cambios en el estado de ánimo
  • Fracturas por sobrecarga y enfermedades o lesiones frecuentes
  • Intolerancia al frío
  • Debilidad y calambres musculares
  • Mala imagen del propio cuerpo

Diagnóstico

Es posible que el médico realice un diagnóstico basado en los síntomas y en la historia clínica, que incluya información sobre el ciclo menstrual, los hábitos alimenticios y la rutina de ejercicio. Es importante conocer información sobre los medicamentos o los suplementos que se toman de manera habitual, por si causan o empeoran los síntomas.

Es posible que se realicen pruebas adicionales para descartar otras condiciones antes de realizar un diagnóstico.

Tratamiento

Los planes de tratamiento dependen de cada persona, pero suelen incluir una combinación de tratamientos. Es posible que participen muchos profesionales de asistencia sanitaria en el cuidado, como un ginecólogo, un nutricionista, un endocrinólogo y especialistas en salud mental.

Las opciones de tratamiento incluyen:

Terapia

Existen varios tipos de terapia. Las opciones incluyen terapia cognitivo-conductual individual o en grupo, o psicología del deporte. La terapia puede ayudar en lo siguiente:

  • Manejar las presiones experimentadas como atleta.
  • Identificar y controlar los sentimientos de depresión o de baja autoestima.
  • Crear patrones de pensamiento más saludables.

Trabaje en conjunto con su equipo de atención médica para encontrar lo más adecuado para su caso.

Cambios en la dieta y en la actividad

Un nutricionista puede desarrollar un plan de nutrición que proporcione las calorías suficientes como para mantener un peso saludable y proporcionar combustible para las actividades.

Es posible que el médico, entrenador o instructor analice las rutinas de ejercicios y recomiende cambios. Los cambios pueden incluir reducir o modificar la duración o la intensidad de entrenamiento. También es posible que se incluya entrenamiento de fortalecimiento muscular para ayudar a aumentar la densidad ósea y muscular.

Medicamentos

Pueden ser necesarios medicamentos para evitar una mayor pérdida ósea. Estos pueden incluir las hormonas incluidas en las pastillas anticonceptivas o suplementos como calcio y vitamina D.

También es posible que se receten medicamentos para tratar la depresión y la ansiedad.

Prevención

Para ayudar a reducir las probabilidades de sufrir la tríada atlética femenina, siga estos pasos:

  • Mantenga un peso saludable con una dieta que proporcione las calorías suficientes para su nivel de ejercicio.
  • Ejercítese a un nivel adecuado para su actividad e ingestión de calorías.
  • Hable con su médico si presenta cambios en el ciclo menstrual.
  • Si participa en actividades de alta intensidad, haga lo siguiente:
    • Hable con su médico o con un nutricionista sobre sus necesidades nutricionales.
    • Tenga conciencia de las limitaciones físicas y del plan de entrenamiento adecuado.
  • Sea consciente de las personas que pueden poner más énfasis en el éxito en la actividad física que en el bienestar.