Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

Los tumores neuroendocrinos son un tipo de tumor poco común que pueden producir hormonas. En su mayoría, las hormonas se producen y liberan en el sistema neuroendocrino, conformado por glándulas y tejidos especiales. El cerebro controla de manera parcial el tejido endocrino. Las hormonas afectan funciones específicas del cuerpo, como el metabolismo, el flujo sanguíneo, la respiración o los movimientos intestinales. También alteran niveles de sustancias en la sangre, como la glucosa o el calcio.

Los tumores neuroendocrinos requieren tratamiento, además del control de los tejidos creados por cambios hormonales. Pueden presentarse en zonas de todo el cuerpo, por ejemplo:

  • Tumores carcinoides del tubo digestivo, los pulmones o el timo
  • Tumores de células de los islotes del páncreas
  • Tumores de células de Merkel de la piel
  • Tumores de la glándula suprarrenal
  • Neuroblastoma, que aparece en células que forman el sistema nervioso simpático (sobre todo en lactantes y en niños)
  • En ovarios, cuello uterino o útero, aunque estos tumores son poco comunes

En muchos casos, los tumores neuroendocrinos no pueden identificarse como un tipo específico de cáncer. Cuando se presentan, se denominan “carcinoma neuroendocrino”.

Células de los islotes en el páncreas

factsheet image
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

El cáncer se produce cuando las células del cuerpo se multiplican sin control. Generalmente, las células se dividen de forma regulada. Si las células continúan dividiéndose sin control cuando no se necesitan células nuevas, se forma una masa de tejido llamada neoplasia o tumor. Los tumores que invaden los tejidos cercanos se denominan “malignos” y pueden hacer metástasis en otras partes del cuerpo.

No es claro exactamente qué hace que las células pierdan el control del crecimiento. Se cree que se debe tanto a factores genéticos como a factores ambientales.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo dependen del tipo de cáncer y del lugar donde aparece. Algunos ejemplos de factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • Una dieta con alto contenido de grasas saturadas (tubo digestivo)
  • Tabaquismo (pulmones)
  • Exposición al sol excesiva (piel)
  • Exposición ocupacional a metales o toxinas (pulmones, piel)

Síntomas

Es posible que los tumores neuroendocrinos produzcan hormonas, que pueden causar síntomas específicos. En aquellos que los padecen, los síntomas varían de acuerdo con el lugar donde se encuentra el tumor y con las hormonas afectadas.

Los síntomas generales del cáncer pueden incluir los siguientes:

  • Pérdida de peso inexplicable
  • Fatiga
  • Dolor
  • Tos crónica con sangre o sin ella
  • Cambios o úlceras en la piel que no cicatrizan
  • Hemorragia sin causa conocida, especialmente del tubo digestivo
  • Problemas digestivos, como acidez estomacal o dificultad para tragar
  • Cambios en la vejiga o en los intestinos

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará una exploración física. En algunos casos, los tumores neuroendocrinos se encuentran por accidente cuando se busca otra cosa.

Los exámenes pueden incluir lo siguiente:

El médico utiliza los resultados de estas pruebas para determinar el estadio del cáncer que padece. La estadificación se utiliza para guiar el plan de tratamiento. Al igual que otros tipos de cáncer, los tumores neuroendocrinos se clasifican por estadios del I al IV. La etapa I es un cáncer muy localizado, mientras que la etapa IV indica que se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento depende de la etapa y el tipo de cáncer. Una combinación de terapias es más efectiva. Por ejemplo, puede utilizar la radiación antes de la cirugía para reducir el tumor o después para asegurarse de que todo el cáncer se haya eliminado. Es posible que también sean necesarios tratamientos para ayudar a controlar los síntomas causados por las secreciones de hormonas.

Procedimientos

La cirugía se realiza para extirpar la mayor parte posible del tumor. Es posible que los tejidos o los ganglios linfáticos cercanos también se extirpen si hay indicios de metástasis.

La ablación es el uso de calor, electricidad, etanol u ondas de radiofrecuencia para destruir el tejido canceroso mediante una aguja o una sonda pequeña que se inserta en el tumor. Aunque es beneficiosa para evitar la cirugía abierta, solo es adecuada para tumores pequeños.

Radioterapia

La radioterapia es el uso de radiación para destruir células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores restantes. La radioterapia actual está diseñada para enfocarse en el tumor, pero las células sanas también pueden verse afectadas. Esto puede causar una variedad de efectos secundarios.

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de medicamentos para matar las células cancerosas. Puede administrarse de muchas formas, como píldoras, inyección o vía intravenosa. Los medicamentos entran al torrente sanguíneo, La quimioterapia recorre el cuerpo y destruye, en su mayoría, células cancerosas. Algunas células sanas también se destruyen, lo que puede causar una variedad de efectos secundarios.

Medicamentos

Los medicamentos tienen diversas funciones. Pueden utilizarse para lo siguiente:

  • Controlar o bloquear los efectos de las hormonas liberadas por el tumor.
  • Combatir o controlar el cáncer de otras maneras, por ejemplo, mejorar el propio sistema inmunitario del cuerpo o bloquear el desarrollo de los vasos sanguíneos necesarios para irrigar el tumor.
  • Tratar los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.

Prevención

Actualmente, no existen pautas para prevenir los tumores neuroendocrinos.