Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

La dislocación (luxación) de un dedo del pie es una desalineación de los huesos del dedo. Una dislocación también causa lesiones en los ligamentos que normalmente mantienen los huesos en su lugar, así como en los vasos sanguíneos y en los nervios.

Huesos de los dedos del pie

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

La dislocación de un dedo se debe generalmente un traumatismo como los siguientes:

  • Una fuerza intensa
  • Doblarse o torcerse el dedo con fuerza
  • Actividades que sobrecargan los huesos

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar las probabilidades de sufrir la dislocación de un dedo del pie son los siguientes:

  • Deportes de contacto
  • Dislocaciones o esguinces anteriores, que pueden debilitar las estructuras que dan soporte a las articulaciones del dedo
  • Ligamentos sueltos, deformidades articulares causadas por anomalías congénitas o deformaciones causadas por condiciones médicas

Síntomas

La dislocación de un dedo del pie puede causar lo siguiente:

  • Dolor intenso
  • Deformación o desplazamiento del dedo
  • Inflamación y moretones
  • Sensación de adormecimiento u hormigueo
  • Dificultad para mover el dedo

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de los síntomas, la historia clínica y el modo en que se provocó la lesión. Se le realizará una exploración física. La articulación del dedo y el pie se examinarán atentamente. Probablemente, el médico pueda diagnosticar una dislocación sobre la base del examen.

Pueden tomarse radiografías para asegurarse de que los huesos estén nuevamente en el lugar correcto o para examinar si hay otra lesión, como una fractura.

Tratamiento

Cuidado inicial

Puede ser necesaria atención de urgencia para colocar el hueso nuevamente en su lugar de manera segura. En general, el médico puede llevar el hueso a su lugar con la mano. Es posible que se utilice anestesia para reducir el dolor y la ansiedad. Las lesiones graves pueden requerir cirugía para reposicionar los huesos o para reparar el tejido de sostén.

Pasos de la recuperación

Una vez que se vuelven a colocar los huesos del dedo del pie en su lugar, la recuperación incluye lo siguiente:

  • Soporte del dedo pegándolo al dedo sano contiguo; uso de férula, yeso, bota para caminar o muletas en caso de lesiones más graves
  • Cuidados personales, como el uso de compresas de hielo y mantener el pie elevado
  • Ejercicios para restablecer la fuerza, la flexibilidad y la amplitud de los movimientos
  • Retomar lentamente las actividades normales en la medida en que las tolere

Prevención

En general, la dislocación de los dedos del pie se debe a un accidente, lo cual es difícil de evitar. Para ayudar a reducir las probabilidades de sufrir la dislocación de un dedo del pie, utilice un calzado apropiado o protección mientras practica deportes o hace otras actividades que puedan causar lesiones.