Definición | Causas | Factores de riesgo | Síntomas | Diagnóstico | Tratamiento | Prevención

Definición

La anorexia es un trastorno de la alimentación caracterizado por una gran restricción en la ingesta de alimentos o un exceso de actividad física. A menudo se asocia con una disconformidad con la imagen corporal. Con el tiempo, la anorexia puede tener consecuencias graves, entre ellas, atrofia en el crecimiento, pérdida ósea, daños a los órganos principales, como el corazón, e incluso la muerte.

Causas

Se desconoce la causa de la anorexia en niños. Aparentemente, la combinación de factores genéticos y el entorno influyen.

Factores de riesgo

La anorexia puede ocurrir en niñas y en niños. Los factores que aumentan el riesgo de anorexia de su hijo incluyen los siguientes:

  • Antecedentes familiares de trastornos de la alimentación
  • Baja autoestima
  • Perfeccionismo
  • Temor a volverse obeso
  • Presión por ser delgado
  • Trastornos del estado de ánimo, como ansiedad

Síntomas

Los signos relacionados con el comportamiento pueden aparecer antes que los síntomas físicos. Estos pueden incluir los siguientes:

  • Obsesión por la comida
  • Limitación de los alimentos o de ciertos grupos de alimentos, incluso cuando son delgados
  • Vómitos
  • Uso excesivo de laxantes
  • Negación de la sensación de hambre
  • Imagen corporal distorsionada que lo lleva a verse con sobrepeso a pesar de que la realidad indica lo contrario
  • Temor a llegar a la obesidad, incluso si se está perdiendo peso
  • Exceso de actividad física para promover la pérdida de peso

Los síntomas físicos pueden incluir los siguientes:

  • Cambios en el peso, como aumento lento o pérdida rápida
  • Falta de períodos menstruales o atrasos en el comienzo de estos
  • Sensación de frío, sobre todo en las manos y los pies
  • Cambios en la temperatura corporal
  • Caída del cabello o crecimiento de vello fino en el cuerpo
  • Desmayos o mareos graves
  • Estreñimiento
  • Fatiga

Dismorfia corporal

Anorexia
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Diagnóstico

Se le preguntará acerca de los síntomas y antecedentes clínicos de su hijo. Se realizan una exploración física y una evaluación psicológica. El diagnóstico se basa en la información provista por usted y por su hijo, y en la exploración.

Si se sospecha la presencia de anorexia o se diagnostica este trastorno, el médico de su hijo puede pedir que se realicen más pruebas para determinar qué efecto tuvo este trastorno en su salud general. Los exámenes pueden incluir lo siguiente:

  • Análisis de sangre: para detectar desequilibrios en los electrólitos, vitaminas, y otros nutrientes importantes.
  • Electrocardiograma (ECG): para detectar cualquier efecto producido en el corazón.
  • Prueba de densidad ósea: para evaluar la salud de los huesos de su hijo, especialmente de las niñas con ausencia de períodos menstruales.

Tratamiento

El control de la anorexia incluye las siguientes medidas:

  • Abordar los sentimientos y percepciones distorsionadas que provocan la condición
  • Identificar y controlar los problemas físicos causados por la escasa ingestión de alimentos

La duración e intensidad del tratamiento depende de cada niño. La supervisión regular de un especialista ayuda a asegurar que los niveles de hidratación y nutrientes no disminuyan a niveles peligrosos durante la recuperación. Puede llevar muchos años controlar la anorexia por completo. El tratamiento, en general, incluye más de una estrategia, pero puede incluir lo siguiente:

Apoyo nutricional

Es posible que le recomienden un nutricionista para que hable con usted y su hijo sobre objetivos razonables de peso y calorías. Un nutricionista también asegura que se produzca un aumento de peso adecuado y ayudará a su hijo a desarrollar buenos hábitos alimenticios.

Es posible que un caso de desnutrición grave requiera la administración de nutrientes mediante un tubo que se inserta en el estómago a través de la nariz.

Terapia

La terapia puede ayudar a abordar factores que pueden relacionarse con la anorexia de su hijo, incluidos patrones de pensamiento dañinos, ansiedad y baja autoestima. También puede ayudar a su hijo a desarrollar una actitud más positiva hacia la comida y hacia su imagen corporal.

Trabaje en colaboración con el médico y el terapeuta de su hijo para determinar qué terapia puede beneficiarlo más. Su hijo puede utilizar más de un tipo de terapia o probar diferentes clases antes de elegir la apropiada. Algunas opciones incluyen las siguientes:

  • Terapia familiar: la recuperación suele ser más eficaz si los miembros de la familia forman parte de la terapia. Todos los familiares deben comprender el trastorno para proporcionar el apoyo adecuado.
  • Terapia cognitivo-conductual: para ayudar a su hijo a desarrollar una imagen del propio cuerpo más saludable y realista. El terapeuta ayudará a su hijo a encontrar nuevas formas de pensar sobre su cuerpo y su alimentación.
  • Terapia interpersonal: para ayudar a su hijo a comprender las inquietudes acerca de sus relaciones con otros y a lidiar con ellas.

En algunos casos, puede utilizarse una combinación de psicoterapia y medicamentos antidepresivos para ayudar a controlar la anorexia de su hijo.

Hospitalización

La hospitalización puede ser necesaria para proporcionar nutrición esencial o para controlar problemas causados por la anorexia, por ejemplo, trastornos cardíacos.

Un programa para pacientes hospitalizados con trastornos de la alimentación puede ayudar a los niños que no tuvieron resultados satisfactorios con programas ambulatorios.

Prevención

No existen pautas para prevenir la anorexia en niños. La detección y el tratamiento tempranos son la mejor opción.